Participar de nuestras ciudades

La participación ciudadana se ha convertido en una herramienta fundamental para las políticas públicas municipales. Gracias a esta nueva gobernanza donde la ciudadanía adquiere un rol más activo en la toma de decisiones públicas, se mejora la calidad democrática de las instituciones y las medidas adoptadas se acercan más a las verdaderas necesidades de la población.

La irrupción en la sociedad de nuevas inquietudes junto con nuevos cauces democráticos está permitiendo el acercamiento de las instituciones a los ciudadanos y propiciando la participación vecinal en ámbitos donde hace pocos lustros era impensable. La planificación urbanística es uno de ellos, un ámbito donde ha predominado tradicionalmente una excesiva “tecnificación” sin dar voz a los verdaderos expertos sobre los lugares donde actuamos. La participación en general y el urbanismo participativo en particular, se han convertido en una magnífica escuela de aprendizaje para todos: ciudadanía, técnicos y responsables políticos.

Gracias a la revista paisea por darme la oportunidad de reflexionar sobre este tema, a través del artículo “Participar de nuestras ciudades“, publicado en el número 33. Espacio público urbano. (septiembre 2016)